La importancia de los documentos para hacer testamento, en herencias y donaciones

No es lo habitual, pero un testamento puede ser invalidado si hay dudas sobre su redacción o las circunstancias en las que se hizo. Los documentos para hacer testamento y el texto en sí mismo son fundamentales para que tenga validez legal.

Hay que tener en cuenta que hay tres tipos de testamento:

-Testamento abierto: es el más habitual. Se realiza ante notario presentando el Documento Nacional de Identidad. La persona tiene que indicar cómo desea que se repartan sus bienes tras su fallecimiento. El notario redactará el documento de acuerdo a lo establecido en la ley y lo custodiará.

-Testamento cerrado: en este caso, la persona que hace testamento lo deposita en sobre cerrado ante el notario, que desconoce el contenido. Sólo se requiere aportar el DNI. El documento únicamente se leerá tras el fallecimiento de la persona. Es importante que, en caso de decantarse por esta opción, la persona consulte antes, con un especialista en herencias y testamentos, ya que cualquier defecto de forma, duda o reparto que no se ajuste a la ley puede hacer que el documento se invalide si uno de los herederos se considera injustamente perjudicado.

-Testamento ológrafo: es el menos común. En este caso la persona debe escribir a mano, en bolígrafo, sin enmiendas y perfectamente fechadas sus últimas voluntades. Un documento que suele guardar el mismo o darlo a otra persona para su custodia hasta el fallecimiento. Por esta razón no se requiere documentación alguna. Es el menos habitual porque se corre el riesgo de que la persona que lo custodia no lo haga público tras la muerte del testador. Además, como en el caso del testamento cerrado es fácil cometer errores que lo invaliden.

Qué hacer cuando se trata de donaciones

testamentoEn el caso de las donaciones el procedimiento es diferente, especialmente si es la llamada donación padres con bienes gananciales a hijos. En este caso hay que ser especialmente cuidadoso con la manera en la que se realiza la donación.

En primer lugar, nunca se puede donar más de lo que por herencia correspondería, la ley, en este sentido, es muy estricta. En segundo lugar, si se trata de bienes adquiridos en régimen de gananciales, éste se debe respetar rigurosamente. Es decir, que tiene que ser cada progenitor el que done su parte a los hijos. Solamente se dona a título particular los bienes que son privativos.

Resulta muy sencillo cometer errores en este sentido. También lo es calcular erróneamente el valor de lo que se va a donar, perjudicando con ello, aunque sea sin intención, al resto de los herederos. Son errores que producen problemas a la persona que recibe la donación, por ello, resulta fundamental contar con un buen asesoramiento legal.

 

Deja un comentario