Conoce qué son las piedras en el riñón y cuál es su tratamiento

Conoce qué son las piedras en el riñón y cuál es su tratamiento

¿Quién no ha tenido algún familiar o conocido que ha sufrido piedras en el riñón? Aunque tal vez lo que podríamos destacar de este problema es el dolor y que es posible que se presenten sangrados que sea el signo que más alarme.

Pero ¿qué son realmente las piedras en el riñón? ¿Por qué se producen? Y ¿Cuál es su tratamiento?

El origen de las piedras en el riñón puede dividirse en tres:

– Podemos padecer piedras en el riñón porque nuestro organismo no trate correctamente el calcio excedente. Al final no llega a expulsarlo y se almacena en los riñones. En esta ubicación se combinará con otras sustancias que hará que empiece el proceso de solidificación hasta formarse la piedra.

– Tal vez se formen tras una infección urinaria.

– Pueden formarse piedras cuando se presenta un alto valor de ácido úrico.

Al mismo tiempo no en todas las personas se presenta de la misma manera, igual que no todas las piedras son iguales. Algunas serán muy pequeñas, como un grano de arena, y otras serán tan grandes como una pelota de las que se utilizan para jugar al golf.

Algunas presentarán un color amarillo y otras marrones…

Lo que sí suele ser común a todos los afectados es el dolor intenso en la región lumbar y en la zona del abdomen. Algunas personas presentan dolor en la zona inguinal.

Tratamiento de las piedras en el riñón

El tratamiento va a depender del tamaño y del tipo de piedra que sea. En términos generales las piedras pequeñas no requieren tratamiento. Sí que le pueden recomendar algunos fármacos para reducir el dolor. Beber agua en abundancia para desplazar la piedra es otra recomendación cuando es pequeña. Cuando la piedra es mayor, es necesaria la intervención médica sobre todo si las piedras están obstruyendo el flujo urinario.

En este último caso, el urólogo podrá extraer la piedra o partirla en trozos más pequeños a través de 3 técnicas:

– Litotricia por ondas de choque.

– Ureteroscopia.

Nefrolitotomía percutánea

Deja una respuesta