Abogados herencias Burgos: El impuesto de sucesiones y donaciones

Antes de hablar del impuesto de sucesiones y donaciones hay que señalar que es el hecho imponible y el devengo, debido que conceptual y juridicamente estos términos están sumamente relacionados. Sin embargo, si tenemos dudas relacionadas con estos temas, lo mejor es acudir a profesionales del derecho o a abogados herencias Burgos.

El Hecho Imponible y el devengo

El Hecho imponible es el presupuesto fijado por la ley para configurar cada tributo y cuya realización origina el nacimiento de la obligación tributaria principal. Por lo tanto, los tributos se diferencian entre sí en atención a su hecho imponible. Dentro del hecho imponible cabe mencionar; un elemento personal, un elemento material u objetivo, un elemento temporal y un elemento espacial.

Los tributos en función del elemento temporal del hecho imponible se clasifican en; tributos instantáneos y tributos periódicos. En los tributos instantáneos el hecho imponible no se reitera en el tiempo, en los periódicos si, y por lo tanto habría que limitar temporalmente el hecho imponible.

Otro concepto clave es el devengo, el cual es el momento a partir del cual surge para la administración la facultad de exigir la deuda tributaria. En los tributos instantáneos la realización del hecho imponible coincide con el devengo.

Impuesto de sucesiones y donaciones

leyes abogadosEste tipo de impuesto aparece en el momento del fallecimiento de una persona y en los bienes que dejaría a sus sucesores. El Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones grava la adquisición gratuita de bienes Inter vivos y Mortis causa. Estamos ante un impuesto personal que tiene en cuenta la residencia del sujeto pasivo, que es siempre el beneficiario de la adquisición gratuita.

Por lo tanto, en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, que es un impuesto instantáneo, el devengó en la modalidad de Sucesiones se va a situar el día del fallecimiento del causante y el plazo de declaración e ingreso, se va a producir en los 6 meses siguientes.

Para concluir, también se puede destacar que dentro de este impuesto existen diversas cantidades que se pueden deducir:

1º. Las deudas que han sido contraídas por la persona fallecida, siempre que hayan sido acreditadas.

2º. Todas las deudas que tuviese la persona fallecida y que sean, por lo tanto, satisfechas por los administradores, herederos o incluso por albaceas.

3º. Todos los gastos referentes a últimas enfermedades, entierros y funerales, así como todos los gastos referentes a juicios que puedan ocasionarse a raíz de la herencia.

 

 

Deja un comentario