Cursos de ortodoncia: La actualización tecnológica del ortodoncista

El ortodoncista, es uno de los profesionales más pedidos, puesto que su especialidad es asegurar la estética de nuestros dientes. Pero por tratarse precisamente de dicha área, es que los pacientes no acuden a cualquiera sino a los más especializados, porque pocas cosas desagradan tanto como una sonrisa fea. Y aunque la experiencia es lo que caracteriza al experto, no se llega a esta sin los aportes de los cursos de ortodoncia

En ningún área del conocimiento es posible alcanzar un máximo nivel de experiencia si no estamos actualizados sobre las nuevas tendencias y avances existentes al respecto; de hecho, el profesional que no se mantiene en constante formación, es incapaz de procurar beneficios a la población, puesto que tales innovaciones permiten atender problemas que él no sabrá solucionar.

A propósito de innovaciones, en lo que respecta a la ortodoncia, es imposible mantenerse al día con los avances si no se está actualizado sobre los aportes que hace el sistema Carriere. Este es conocido a nivel mundial y pionero en cuanto a tecnología se refiere. En este sentido, un ortodoncista que no sepa sobre este tema es tan ineficaz como una página web que no está alojada en un servidor VPS.

Los brackets de siempre, pero mejorados

La solución para lograr la correcta alineación de los dientes que presentan algún desvío son los brackets. Estos están compuestos por piezas unidas con una liga y se adhieren a cada diente, ejerciendo una presión sobre ellos a fin de favorecer su movilidad hasta que alcancen el lugar correcto en la dentadura.

La innovación del sistema Carriere son los brackets de autoligado, los cuales ejercen una fuerza leve sobre la dentadura. En principio, pudiéramos pensar que es contradictorio, en virtud de que si la presión es menor, de igual forma lo será la efectividad.

Sin embargo, es todo lo contrario; el hecho de que se ejerza menos fuerza, permite que los dientes se muevan de forman natural, estimulando la actividad celular sin causar obstrucciones en los vasos sanguíneos. Además, al ejercer una menor presión, también se reducen las molestias sentidas por el paciente.

Pero el alivio en los dolores no es la única ventaja que esta innovación representa, ya que la eficiencia de esta tecnología permite obtener los resultados deseados en un tiempo que puede llegar a ser hasta 40% menor que bajo otras formas.

Así mismo, alarga el tiempo requerido entre sesiones de consulta de 30 a 45 días. Esto significa, que el paciente ahorra dinero puesto que asistirá a menos consultas durante el tiempo que deba someterse al tratamiento.

Cuando se trata de ortodoncia, es válido ser exigentes con la calidad de los productos que nos ofrecen, porque nos acompañarán durante años y de ellos dependerá la belleza de nuestra sonrisa.

Ortho Organizers

Deja un comentario