Aliviaderos: qué son y para qué se usan

Este es una clase de vertedor, nombre asignado a un mecanismo hidráulico que consta de un corte o muesca por la cual corre el agua. Los aliviaderos son dispositivos de control y de resguardo que se utilizan para vaciar excesos o caudales mayores a los del proyecto original. Si estos excesos entraran a las distintas estructuras del sistema podrían causar perjuicios de efectos imprevisibles.

Existen diversos prototipos según el modelo y uso dado, pudiendo ser de forma regulada en las plantas de tratamiento o como medida de prevención cuando azotan tormentas sobre las represas. Ambos se ubican aguas abajo de las redes, en lugares donde el caudal en demasía se puede desaguar con facilidad.

Como elemento de la presa garantiza, la estabilidad hidráulica de la construcción al impedir que el líquido suba por encima del nivel máximo. Asegura un nivel estable por arriba de un canal de riego. Se convierte en parte del mecanismo de capacidad del río. Dispersa la potencia para evitar deterioros originados por el retorno al cauce original.

Tipos de aliviaderos:

  • Ordinarios: los menos utilizados debido a que comúnmente el largo es mayor que el colector de entrada originando los de modelo lateral.
  • Laterales: a su vez existen dos diseños diferentes: transversales y perpendiculares a la dirección del flujo, que a su vez serían de canal contraído o canal regular. Los primeros son los más comunes en los sistemas de alcantarillado que originan dos tipos de construcciones: una que deriva el receptor de afluencia y otra que sigue en línea recta, los dos hacia el punto de salida (planta de tratamiento).
  • De fondo: configuraciones abiertas en la base del colector de destino, donde las modificaciones de los tirantes por el aumento del gasto provocan que el fluido salte la oquedad y pueda ser llevada a otras partes. Debido a que no se pueden determinar con precisión las variaciones de estos tirantes haciendo complicado el cálculo de una cierta abertura, se hacen placas movibles capaces de cambio.

En general, los aliviaderos en sistemas combinados con plantas de tratamiento permiten reducir los costes de canalización del caudal total hasta su disposición final. Lo logran mediante la desviación de los excesos de agua de lluvia u otras blancas a desagües naturales o a almacenamientos transitorios.

Deja un comentario